.melo en Kathmandu (y en la India)


De Jodhpur a Udaipur
Jueves, 26 marzo 2009, 9:04
Filed under: india, jodphur, transportes, udaipur

Ardilla

Jodphur era una ciudad oscura.

Encontrar un hotel que nos gustara nos costó un rato. Estaban muy desperdigados y la ciudad no tenía luz.

Por fin encontramos un antiguo ‘haveli’, un palacio de la burguesía rajhputa, reconvertido en hotel, con buen precio, una habitación muy amplia y una terraza en la azotea, justo encima de la habitación, desde la que se dominaba toda la ciudad, tenía una perfecta visión del fuerte y desde donde descubrimos lo que no habíamos visto desde la calle, que la ciudad era azul.

Luego nos enteramos que los brahmanes hace siglos comenzaron pintando sus casa de color índigo por motivos religiosos y por que ahuyentaba a los mosquitos y después el pueblo siguió esa costumbre.

Estábamos agotados. Habíamos madrugado, el viaje había sido un constante frenar y acelerar, cinco en ese coche se viaja regular, hacía mucho calor y la ciudad no invitaba a nada, así que decidimos darnos la tarde libre.

El convenio del viajero es canalla y no contempla descansos ni fines de semana. Todos los días hay que madrugar y no parar hasta el amanecer, llevábamos días de tute y merecíamos un descanso.

Dimos un paseíto, cada uno a su rollo, compramos galletas, aprovechamos para leer a la sombra en la terraza de la azotea del hotel, vímos ‘Amanece que no es poco’ en el portátil (surrealismo de Berlanga en la surrealista India) y así echamos la tarde.

Teníamos claro que queríamos ver el fuerte y teníamos claro que debíamos salir como fuera de esta ciudad.

Nos fuimos pronto a dormir y el miércoles madrugamos. Teníamos que desayunar e ir a ver el fuerte para cumplir nuestro objetivo y escapar.

No vimos ningún sitio ‘en el barrio’ que nos gustara para desayunar, así que confiamos en que en el fuerte hubiera algún garito decente. Nos cogimos un rickshaw y nos subimos para arriba.

La entrada no era cara e incluía una audioguía que explicaba muy bien la historia del fuerte y te metía en una atmósfera mágica de marahás, batallas contra los mogoles, bailarinas, concubinas, lujo y arte del pasado rajastaní.

Tanto el palacio como el fuerte eran absolutamente deliciosos, inmensos, bien cuidados, con colecciones de palanquines, armas, pinturas y una arquitectura cautivadora.

Desayunamos en un restaurante que había dentro de palacio, decorado con mucho gusto y a buen precio.

Desde la altura, las vistas de la ciudad eran impresionantes y confirmamos que la ciudad de Jodphur era, efectivamente, azul.

Le encontramos el encanto a la ciudad justo cuando estábamos pensando en irnos hacia Udaipur.

Teníamos claro que íbamos a salir en coche, pero no sabíamos muy bien como hacerlo.

Le dijimos a nuestro rickshakero que nos llevara a la estación de taxis, nos preguntó que para qué, le contamos que queríamos contratar un coche para ir a Udaipur y nos dijo que su hermano tenía una empresa de taxis y que si queríamos ir a verle.

Le dijimos que si y comenzamos una carrera por los callejones de Jodphur, entre carros con las más variadas mercancías, rickhsaws, carromatos tirados por dromedarios y gente, gente y gente (que es lo que hay en India) que nos llevó a la oficina.

La ‘oficina’ era una mesa de plástico en una acera, el hermano de nuestro rickshakero tenía pintilla de rufian, listillo y jeta y en estas circunstancias comenzamos la negociación.

Nos pidió 3.500 rupias, pero le explicamos que no eramos japoneses ni americanos y que ese no era nuestro precio y sin mucho esfuerzo bajamos hasta 3.000.

Fijamos nuestro objetivo en dejarlo en 2.500, pero el ‘empresario’ no entraba al trapo y nos contaba las virtudes del coche que nos ofrecía para justificar las 3.000 rupias.

Le dijimos que no estábamos discutiendo de calidad, que la calidad que nos ofrecía nos parecía la adecuada, sino de precio.

Forzó la negociación sin bajarse del burro y le dijimos amablemente que íbamos a comparar precios con otros proveedores e hicimos además de levantarnos.

No nos dejó, hizo un par de llamadas y cerramos el precio en 2.500 rupias.

No había pasado ni media hora de negociación, no había sido especialmente difícil así que salimos con la sensación de que aun así habíamos pagado más de lo que valía el servicio, pero nos pareció un precio razonable.

Le dijimos que no pagábamos nada por adelantado y que su hermano rickshakero (que seguramente chupara una jugosa comisión de la operación) nos llevara al hotel para ducharnos, preparar el equipaje, hacer el check out y nos volviera a traer, gratis. No hubo problema. Quedamos en hora y media en ‘la oficina’.

A la hora y media estábamos de vuelta y nos presentó al chofer. Un musulman con cara de majete.

Nos tomamos un chai y nos pusimos en ruta. Esta vez hablábamos de entre cinco y seis horas de camino por una ruta más montañosa y con tramos malos.

Nuestro chófer condujo según las reglas de conducción indias.

Menos mal que los indios respetan al resto de los conductores, abren huecos y se echan a la cuneta si hace falta para favorecer un adelantamiento. Sino ésto sería un genocidio.

Y entre pitos y flautas, monos, vacas, dromedarios y ratas mediante, llegamos sobre las ocho y media de la noche a Udaipur, la Venecia de India.

La ciudad parecía mucho más abierta, la gente era mucho más afable que en Jodphur y pillamos una habitación con vistas al lago Pichola que está en el centro de la ciudad y que articula el trazado de sus calles.

En la terraza de la azotea del hotel disfrutamos de una cena y unas cervezas con vistas al lago.

La ciudad tenía buena pinta.

Anuncios

8 comentarios

Melo, Melo……me encanta tu blog. Sólo quiero mandarte un abrazo, y quitarme el sombrero públicamente ante lo que considero una osadía que yo sería incapaz de hacer, acostumbrado al primer mundo (y con esta mentalidad cartesiana que dios me ha dado…pfff!)….¡viajar a lugares recónditos sin tener todo-todito-todo organizado al más mínimo detalle! A tu vuelta tenemos que tomarnos unas cañas (quien dice cañas, dice “gin-tonis”, vaya..) y me cuentas todos los detalles (ya sabes que he estado varias veces en la India, pero en la India “de negocios”, asi que me muero de curiosidad por lo que me puedas contar). Un abrazo Meloso!

Comentario por Nicolas Corral

Eiii!

Estoy enganxada a tu blog!! sigue asi!! animos a los dos!!

Comentario por Patricia

Melo, te veo como siempre, me alegro.
Gracias por intentar compartir con nosotros los sitios en los que te metes. Es difícil hacerse a la idea de lugares así cuando estas sentado frente al ordenador en el primer mundo.
Y ya que estás en esas, entérate bien del origen y significado de esos relieves de “arrumacos” y cuando vuelvas, te preparas unas conferencias con grupos de trabajo, puesta en común, ruegos y preguntas etc, etc … you know

Comentario por Rufo

Te has hecho de rogar. Ya pensaba que no tenías infraestructura para engancharte a la red. Abre luego tu e-mail porque te voy a contar una divertida batalla de tu entidad financiera favorita. Por cierto, no se si os habéis enterado, pero mis hijos viven en el karma: Florentino se presenta a la reelección de la presidencia del Madrizzzzzzzzzzz.

Comentario por La niña de rajoy

¡¡buenas campeón¡¡¡¡
ya veo que e lo estás pasando mal.jajajajaj
¡que envidia me das¡¡ aqui segimos con nuestro viaje particular por el mundo del escultismo,reuniones y reuniones y reuniones
niños niños y mas niños esta es otro tipo de aventura
tenia ganas de la India pero ahora tengo los dientes muuuuyyyyyy largos
Disfruta de todo a tope y si tienes algún bajón ,fija la mirada en cualquier punto,y sientate en la mesa con nosotros,con un pacharancito,suspira y todo habrá pasado
te queremos Esther y Robeto

Comentario por Esther Antorcha

ea¡¡ aqui el pionero Sergio dice que dejes de hacer el indio y te vengas ya para aca

Comentario por Esther Antorcha

Melo Melo, me está dando una envidia tu viaje del carajo…..en la puta vida habría pensado que ir de mochilero-aventurero era una cosa para mi, pero tu blog abre el apetito “al más pintado”……estoy enganchado!
Un abrazo, mañana más (bueno, el lunes , si sigo con poco curro….;-)
Suerte este fin de semana!

Comentario por Nicolas Corral

Estoy de lo mas enganchada con tu viaje, tenes una forma de relatarlo que es como si estuvieramos ahi. Te felicito y espero ansiosa tus comentarios. Suerte desde Argentina!!!!!!!!!!!

Comentario por Liz




Los comentarios están cerrados.



A %d blogueros les gusta esto: